Duración: 10:00
Relajando a la cliente la masajista pensaba mucho como hacerla gemir del deleite a ella no lo ha resultado hacer por los tactos regulares de las manos al cuerpo femenino por eso la señora se ha puesto es franco acariciar por los dedos entre los pies a la señorita que está ante ella en resumen aquella no podía más de contenerse y ha apartado el pie que la masturbación sea profunda y la gozada admirable