Duración: 31:00
Rudamente encadenando el esclavo sexual por las manos y los pies la señora rigurosa hacía todo para escarmentarlo por el menosprecio a ella habiendo tomado en las manos el palo especial la señora lo ha fustigado tan abruptamente por ella por las nalgas que ha hecho al hombre gemir de tal crueldad pero todavía ella tenía un deseo malo como vincular es rudo los huevos y hacer el pene extender en las dimensiones amenazando zar